martes, 27 de junio de 2017

We love denim

Me encanta el tejido vaquero, soy una amante de los pantalones vaqueros, y como tal no me gusta cualquier vaquero ni cualquier color, soy un poquito especial en ese aspecto. Pienso que con un vaquero, un taconazo (o botines chulos), un buen bolso y unos complementos adecuados, vas divina de la muerte siempre y cuando la ocasión lo requiera, como suelo ir yo, jajajaja, modestia aparte.
Y si nos trasladamos al maravilloso y complicado mundo de la moda infantil podemos ver como se hacen ranitas maravillosas en denim, culottes o cubrepañales e incluso hasta jesusitos rompedores que son top ventas, el mejor y más reciente ejemplo lo hemos tenido con el Safran de Badum Badero.
Así que los ojillos se me van siempre a los tejidos vaqueros, justo fue lo que me pasó con este vestido de Bass 10 de ECI, que además de ponible, fresquito (el tejido es vaquero fluido) y estiloso con esa faldita, está genial de precio (25´95 €) y a ella le encanta, cuando una ropa le gusta le hace fiesta y se pone a bailar y a dar vueltas:
El vestido trae hasta su braguita, más completo imposible, en cuanto a los complementos se puede combinar con muchos colores como veis, pero esta vez combinamos con lonas blancas y lazote celeste:

Uyyy qué tengo en el brazo:
A verrrrrrr qué es:

Es agua mamá:
Pelazo, no hay forma de cogerle una cola a la loca esta, y claro, suda lo que no está escrito, su cabeza desprende un calor impresionante, así que ríete tú de una central térmica:
Y ahora date la vuelta neni para que te vean el vestido por detrás, a veces me hace caso y todo:
Y eso es todo mis niñas incondicionales. Besos. Inma 

jueves, 22 de junio de 2017

En el Paraíso con Paloma de la O

Vivir en Málaga es vivir en el Paraíso, de hecho todo un Premio Nobel de Literatura como Aleixandre dijo de mi ciudad que era la Ciudad del Paraíso. Y estaba en lo cierto.
Vivir en Málaga es poder ver y respirar el mar todos los días, es tener un invierno cálido y un verano suavizado por el levante y la brisa marinera, bendito levante y bendita brisa porque mientras el resto se achicharra y casi ni pueden respirar nosotros aquí lo llevamos mejor, es vivir en una ciudad que en muchos aspectos es comparable a Barcelona e incluso a Nueva York, es vivir en una de las ciudades de occidente con más horas de luz al año, es vivir bajo un cielo precioso con una luz incomparable, y lo digo con conocimiento de causa, es vivir en una de las ciudades de Europa con más calidad de vida, es vivir en una ciudad abierta al mundo que ha apostado claramente por la cultura, es vivir en una ciudad donde el mar impera y lo impregna todo, vivir en el Paraíso es vivir en Málaga, y Málaga sólo hay una, y ya sabéis para todo lo demás, master card.
¿Y qué hay en Málaga? En Málaga hay muchos boquerones y boqueronas guapos de verdad, con ese arte que sólo aquí gastamos. ¿Y qué hacemos en la ciudad del Paraíso una tarde cualquiera? Pues salir a ver atardecer y pasear palmito junto al mar vestidas de Paloma de la O con su jesusito marinero de esta temporada que nos viene que ni pintado para ilustrar esta entrada.

El jesusito es precioso, fresquito y muy ponible, de rayas, con esos volantitos y lazo en tejido denim e hilo rojo que le dan su toque, es de Alondrina y ahora lo puedes conseguir por un 20% menos:

Combinamos evidentemente con merceditas rojas de lona y lazo rojo:

"Papáaaaa y Tateeeee venid a mojaros los pies":

"Pues si no venís me voy yo sola, ea":

"Es bonito el mar verdad mamá y cómo relajaaaaaaaa":

Y como buena boquerona que es el agua le pierde venga de dónde venga:

Y este es nuestro Paraíso, una tarde cualquiera, un atardecer cualquier que salimos a pasear y respirar nuestro mar Mediterráneo y es que somos boquerones, mediterráneos y afortunados, somos de mar, somos lo más:

Besos. Inma


miércoles, 21 de junio de 2017

Ranita fresquita para el festival del cole del Tate

Y un nuevo curso termina y una nueva fiesta de fin de curso ha pasado, y yo siento una mezcla de sentimientos que no lo puedo evitar, me pasa como en los cumpleaños, ese pellizco que se me coge en la boca del estómago, pero bueno, en el fondo estos saraos me encantan y yo me pongo los labios rojos y me subo a los tacones, aunque al niño eso de subir al escenario a bailar ya no le hace tanta gracia como cuando era más pequeño, ufff me acuerdo de su primera actuación en preescolar de 3 años y qué bajón me está entrando, con 9 años ya va teniendo su poquito de verguenza o miedo escénico y para colmo le tocó el baile en el que más se agarraban pues bailó "Me enamoré" de Shakira y esas cosillas de niñas/novias a él le dan mucho apuro, es tímido, guapo y tímido, ADORABLE elevado a la máxima potencia. Y estos días además tras un pequeño "accidentillo" el fin de semana me está demostrando lo bueno y maravilloso que es, pese al dolor que ha pasado el pobre mío.
Pero es curioso la diferencia que hay entre los niños y las niñas en general, las niñas de la edad de Salva, hablo por las niñas del entorno que conozco con un año arriba o año abajo, se matan por bailar, pintarse las uñas, cogerse la coleta alta, las mayas, las faldas de tul, los tops, las camisetas y todo la parafernalia que el baile rodea, los niños no tanto y creo que si a más de uno le diesen a elegir fijo que no subían al escenario y se iban a jugar a la pelota, el mío por lo menos. Además ellas bailan con más gracia, le ponen más salero al asunto, más ritmo, más alma, aún así, ellos lo hicieron muy bien, pero no hay color entre ellos y ellas.   
Pero a mí, como os he dicho me encantan estas movidas, ahí estoy la primera aplaudiendo y vamos toda la family en tropel,  la familia que va unida a los festivales del cole permanece unida para siempre, jajajaja, además este año los de tercero han bailado los grandes hits del verano, con lo cual ha sido muy divertido y casi hemos bailado y cantado todos al ritmo de "Me enamoré" de Shakira, "Despacito", "Sube la radio", Bruno Mars, etc. A mí me pareció muy divertido y creo que a todos nos lo pareció también. 
Y Alejandra qué hizo?????? Alejandra se lo pasó bomba bailando, porque a bailona y payaseta no hay quien le gane, aunque hubo que tirar con ella un par de veces para la calle al grito de "mamá/papá pipí", aplaudía como si la vida le fuera en ello, y se quedaba embobada con los estilismos de las niñas, como veréis apunta maneras, eso sí, este año llevaba para la ocasión una ranita fresquita de Miranda porque en la fiesta de fin de curso del año pasado terminó con la braguita del jesuusito del calor que pasamos en el patio, bueno el año pasado nos pilló un día de terral de los  malos, este año hacía brisita y además desde la dirección del cole este año las actuaciones han empezado una hora después y eso se nota y se agradece.
Aquí una de las veces que veníamos de la calle de hacer pis con ella:
Esos andares alocados y chulescos que tiene me encantan y me matan a partes iguales, y pensar que en nada estamos también con sus festivales de fin de curso, ainssssssss:
Y aquí mi artista listo para su actuación, polo rojo, vaquero corto, pelo engominado, gafas de sol y bambas negras siguiendo las indicaciones, babeo con él, no lo puedo evitar, es mi luz, mi sol, mi salvación:

Un mojito, dos mojitos, mira qué ojitos bonitos......., y me ena-na-moré, lalalalala........
Y eso es todo amigos. Besos. Inma 
    

martes, 20 de junio de 2017

Un sábado de chicas con Mi Canesú

El sábado tocó un día de chicas, además estuvimos las dos todo el día solas. Papi trabajó todo el día y el hermano estuvo en el cumpleaños de un compi de clase en uno de los mejores hoteles de la Costa del Sol y posiblemente de España, en el Holiday In de Benalmádena, donde hay nivel, pues eso, hay nivel y se nota, jajajaja.
Así que madrugamos, nos levantamos casi como papi, desayunamos, recogimos la casa rápido, nos acicalamos, llevamos al hermano a la hora indicada al sitio indicado para que se fuese a pasar un pedazo de día y nosotras nos dedicamos a pasear, ir de tiendas, comprar algunas cositas para comer e ir al parque.
Después nos fuimos para casita y allí estuvimos del sofá a la cama y de la cama al sofá, en plan "perrera" total, después de comer nos pegamos un siestón, no pusimos ni la tele, una con la tablet y la otra con el móvil, hasta que nos tocó ir de nuevo a por el hermano que ya lo echábamos mucho en falta. 
Como el calor se hacía notar, pese a vivir juntito a nuestro amado mar Mediterráneo, pero claro, España entera estaba inmersa en una ola de calor y aquí algo siempre nos llega, pues nos pusimos fresquitas con el cubrepañal marinero de Mi Canesú y la camisetita blanca megabarata de Primark, completamos look con lazo y lonas en azul marino y a volar se ha dicho:
Señora gnomo me da la mano????

Sin pañal se me quedó sin culo ninguno, no rellena nada:
Aquí veis mejor el conjunto, se aprecia mejor lo divino que es el cubre de Mi Canesú con ese volantito que ribetea la parte delantera y esos botones de ancla, para mi gusto, el más bonito de esta temporada:

En definitiva un look muy navy, muy fresquito, muy veraniego, muy favorecedor y a un precio fantástico.
Y eso es todo, para esta semana tengo preparada varias entradas más, así que por aquí os espero. Besos. Inma

martes, 13 de junio de 2017

Las crónicas del pipí

Hace hoy justo 10 días​ que empecé con la operación pañal con Alejandra y genial, pero muy, muy, muy bien. Podemos decir que prueba superada con notaza además.

Iba yo con más pereza que otra cosa posponiéndolo desde semana santa y la verdad es que me ha sorprendido, y casi, casi, casi iguala a su hermano en rapidez y control del esfínter, el cual sólo se hizo pis encima una vez, la primera vez que se vio sin pañales, y ya nunca más se volvió a hacer pis encima, ni de noche siquiera, así que dejó el listón muy alto para sus futuros hermanos.

Pensaba que en ella me costaría más trabajo por aquello de que es mucho más loca y rebelde, pero no, con ella a día de hoy ya ando totalmente relajada, es más, ya ni pensamos en el pipí o en la caca todo el día como los primeros días y ya no sufro por mi sofá nuevo, jooooooo, que me ha costado varios miles de euros y era un sufrimiento pensar en verlo mojado, hasta que no vi que controlaba el tema el sofá estuvo blindado a posibles escapes. Aunque en honor a la verdad, los poquitos escapes  que mis hijos han tenido siempre han sido en el suelo, hasta para eso me lo han puesto fácil. Mi cara de alivio es más o menos esta:

Como el "método", osea, hacer lo que me parece mejor, empleado en Salva hace casi 7 años nos fue tan bien, pues es el "método" que hemos decido hacer con Alejandra. Aunque en esto del pis no hay un método a seguir, hay tantos métodos como madres/padres y niños hay en el mundo y todos son válidos. Lo que funciona en uno, en otro no.  Pero en mi caso me ha ido genial con los dos.

A Salva quité los pañales con 2 años y 4 meses (julio 2010), 14 meses antes de entrar en preescolar, a Alejandra con 2 años y 8 meses (junio 2017) a 3 meses de entrar en preescolar, con ella íbamos mal de tiempo pero cumplía los dos años metidas en el otoño, pero en ambos casos aprovechando siempre la llegada del buen tiempo, pues es más fácil tenerlos en pelotilla en casa por aquello de cuando se mojan no tienes que andar con tanta ropa mojada de aquí para allá. Con ambos he seguido los mismos pasos:
1. En el momento que decido quitarles el pañal lo hago drásticamente, es decir, pañal fuera nada más levantarnos, le coloco su slip o braguita y a esperar que reaccionen ellos solitos, ahh y mucha calma nosotros, nadie dijo que fuera fácil.

2. SÓLO le pongo el pañal para la hora de la siesta o para dormir de noche, SIEMPRE previo paso por el baño para que hagan pis antes y así crearles una rutina, por lo menos por la noche, os puedo decir que ni Salva ni Alejandra se han orinado dormidos desde que decidimos quitar el pañal. A Salva le quité el pañal de la siesta a los 4 o 5 días de empezar con la operación pañal y a Alejandra se lo retiré el pasado fin de semana, es decir, una semana después de empezar. Respecto al pañal de la noche ese sí lo tengo durante más tiempo, más que nada por comodidad, en Salva esperé unos meses y con Alejandra haré igual, pero ni Salva ni Alejandra se orinan en él desde la primera noche que empezamos, de hecho Alejandra antes de quitarle los pañales ya se levantaba por las mañanas con el pañal seco desde hacía bastante tiempo. Eso sí, nada más levantarse el pañal va fuera para no dejarle opción a que se confíe y se orine encima.

3. No me gustan las escupideras ni los orinales, NO LOS SOPORTO, no lo hemos tenido ni lo tendremos, de hecho, pienso que cuanto antes se familiaricen los niños con la taza del váter mejor, es una situación que cuanto antes se normalice mejor para ellos, y que como el pis y la caca hay que hacerlos en el váter pues desde el primer momento ahí y no en otro sitio y ellos deben comprenderlo. Para ello hemos tenido en ambos casos este adaptador con escaloncito que es fantástico, para mí es algo recomendable 100%, ellos se pueden subir y bajar perfectamente solos y lo mejor es que el adaptador les resulta tan seguro y cómodo que no tienen miedo a caer dentro de la taza del váter, ese miedo es una de las cosas que más les echa para atrás a los niños a la hora de sentarse en el wc, por lo que este adaptador les da mucha confianza y autonomía a la hora de sentarse. En nuestro caso el adaptador está siempre puesto, nosotros los mayores lo quitamos cuando necesitamos el váter, pero una vez que terminamos lo volvemos a colocar para facilitar la labor a la peque.
Un adaptador de este tipo o​ similar podéis encontrarlo en el Toysrus. Con Salva me lo prestaron y bendita la hora, lo usamos durante más de un año y con Alejandra lo he comprado en una tienda local por 15 euros, pero como os he dicho lo encontráis sin problema en el Toysrus e incluso en Amazón.

4. Premiarlos con algo sencillo cada vez que vayan al baño por si solos y sin escapes, en ambos casos tras un pis o una caca hechas en el wc les doy un stickers, además le aplaudimos mucho, le hacemos una pequeña fiesta, le decimos que es un campeón/a y nos despedimos del pis o la caquita muy efusivamente mientras tiramos de la cisterna, son tonterías pero que en ellos funcionan muy bien y los motiva y estimula mucho.

5. Mis hijos ninguno de los dos han  ido a guardería, entran directamente a preescolar, pero todos actuamos al unísono con el tema del pañal para no confundirlos, es decir, a Salva por ejemplo quité los pañales a finales de un mes de julio, por entonces yo comenzaba con mis vacaciones de verano durante un mes, así que prácticamente yo lo hice todo en casa con él; pero con Alejandra hemos empezado un 3 de junio, ni yo ni Tomás estamos de vacaciones aún, así que por las mañanas está con mis padres y ellos están actuando exactamente igual que nosotros los padres lo hacemos en casa, aunque bien es cierto que comenzamos un sábado por la mañana para que los dos primeros días, los peores, fuesen en casa con los papis. Además el tema de la retirada de pañal se convirtió para nosotros en lo más importante y dimos prioridad a eso por unos días, menos mal que ya todo se va normalizando y nos vamos relajando, pero el tema del pis fue "cuestión de estado" en mi casa por unos días, fue lo más importante. Y aunque es un poco rollo, el adaptador del váter va y viene cada mañana a casa de mis padres, pues pliega muy bien y apenas pesa y metido plegado en una bolsa grande de el corte inglés nadie sabe qué llevas ahí.

Y ese es mi método, y como os digo Salva sólo tuvo un escape y Alejandra dos, en ambos niños cuando el primer día de la operación pañal terminó ya me pedían pis con tiempo suficiente de llegar al baño. Respecto a la caca, Salva desde el primer momento la hizo en el váter, con Alejandra nos ha llevado algunos días más, pero desde el miércoles ya la pide también con tiempo suficiente de llegar, antes la pedía pero no llegábamos, ya la controla perfectamente también desde el miércoles. Además no he querido agobiarla con la caca porque sabía que era cuestión de días, la he dejado a su ritmo, por aquello de que no me coja un estreñimiento ante la presión, algo más común de lo que pensamos, pero cuando me pedía el sticker de turno no se lo daba y le hacía comprender que la caca también había que hacerla en el váter para poder tener premio.

También soy de dejarlos a su ritmo, es decir, aunque les repito muchas veces si quieren ir al baño los primeros días (después cuando veo lo bien que lo llevan me voy relajando) no soy de sentarlos durante un rato a esperar que orinen, bueno mis hijos no son de estar sentados mucho rato en ningún sitio, siempre espero a que sean ellos los que me lo piden y en mi caso ha funcionado muy bien en él y en ella. Creo que con esto refuerzo su autonomía, independencia y responsabilidad un poquito más.

¿Y qué necesitamos?
Mucha paciencia, mucho estímulo y motivación, slips o bragas a cascoporro, a ser posible con dibujitos guais para que eso también sea un estímulo más, unas zapatillas/chanclas de goma que no resbalen y se sequen pronto por aquello de los primeros escapes, unos stickers o algo parecido a modo de premio y estímulo, toallitas húmedas para wc (al principio me da cosilla limpiarles el culete con el papel) y un adaptador de váter con escaloncito, ya está, nada más.
Tenemos un buen repertorio, de Minnie, de Sofia, de Frozen, de Peppa Pig, de rayas, lunares, flores, y por supuesto blancas para no transparentar el color y el estampado de la braguita con determinada ropa clara, además dejarla elegir la braguita que se va a poner forma parte del proceso
Nuestras chanclas o zuecos son similares a estos

Además la retirada del pañal da para conversaciones divertidas en el wassap, el wassap que tengo con mi marido y con mis padres está lleno fotitos a las primeras cacas en el váter, jajajaja, con la niña sentada en el wc, con la niña tirando de la cisterna, con la niña diciendo adiós al pis o la caca, de frases como "no veas qué pechá de cagar se ha dado la tía en el váter", "ella sóla ha ido, se ha sentado y ha orinado, qué arte tiene la tía", "me ha pedido pipí tres veces y las tres veces ha hecho" "¿se ha meado la niña encima?" "cari relájate que no, me lo ha pedido y ha hecho bien, es muy lista".

En fin, una cosa menos o una cosa más, según se mire, ya casi no me queda nada de mi bebé, depresión modo on.

 Besos. Inma 

  

martes, 6 de junio de 2017

Mi bebé se hace grande

Estos días me invade la morriña, mi bebé se hace grande, entre que ha dejado el pañal y entre que acabamos de matricularla en infantil, tengo esa extraña sensación de que el tiempo pasa más rápido de lo deseado.
Y mira que la disfruto, como solo se disfrutan esas cosas que son inesperadas y que sabes que son un auténtico regalo de la vida, porque pese a buscarla y desearla con toda mi alma, tenía pocas esperanzas de que un segundo milagro se diese en mí.
Parece que fue ayer cuando empecé a buscarla, parece ayer cuando su predictor me dio positivo y de nuevo sentí esa sensación de miedo, alegría e incredulidad que me duró semanas pensando que el cacharro se había equivocado y que en unos días acabaría viendo a la "prima de América", parece que fue ayer cuando me dijeron que era niño, parece que fue ayer cuando me dijeron que noooooo, que nooooo era niño, que era niñaaaaa!!!! Parece que fue ayer cuando la vi por primera vez en ese quirófano, medio drogada, medio mareada, muerta de miedo, pero inmensamente feliz. Parece que fue ayer, pero ya han pasado unos años.
La semana pasada le eché la foto para la matrícula del colegio, y hoy os la enseño, como hace ya caso seis años os enseñé la foto que echamos a su hermano para preescolar, si su hermano llevaba en la mano un muñeco de R2D2 de Star Wars ella llevaba una Minnie, y es que a femenina no hay quien le gane, para que luego digan de los juguetes sexistas.
Ella y su foto para la matrícula de preescolar (2017) la podríamos llamar "con cara seria para quedarse con el personal y que se confíen":

Él y su foto para la matrícula de preescolar (2011), la podríamos llamar "esa sonrisa maravillosa es el espejo de su alma, no hay dobleces":

Sé que aún me queda niña para rato porque es muy pequeña aún, sé que vamos a entrar en la etapa de preescolar que es maravillosa, sé que esta etapa la disfrutaremos como lo hicimos con el hermano y seremos inmensamente felices junto a nuestra adorada seño MP (la misma que tuvo su hermano los 3 cursos de preescolar, y en cierto modo me alivia y me hace muy feliz que sea ella y no otra), pero tiempo para ya, o por lo menos no corras tanto. Aún así tampoco me quejo, es más de lo que hubiera soñado un día y por ello no puedo dejar de sentirme la persona más dichosa del mundo.
Besos llenos de morriña y de dicha. Inma
  

jueves, 1 de junio de 2017

Estilo ibicenco

O hippijo, jajaja, pero me encanta, es un estilo tan veraniego, tan mediterráneo, tan del sur, tan ponible, tan, tan, tan. Chicas hay que tener de todos los estilos en el armario, informal, chandalero (llamado finamente jogging ahora), ibicenco, marinero, shabby chic, medio repollo, repollo moderado y extra repollo, cada ocasión requiere un estilo.
Gocco me sorprende muy gratamente cada temporada con algo, tenía el ojillo (buenooooo, el ojazo, las cosas como son) echado a un par de cositas esperando a las promociones previas a las rebajas, una de esas cosas era este jesu en una especie de gasa o bambula muy vaporosa con un hilito plateado muy perdido y la otra era otro jesu en vichy azul tinta, pero de ese no ha quedado nada de nada.
Así que me traje este jesu de estilo ibicenco como yo lo he bautizado, es muy bonito, muy sencillo, muy ponible pero con sus detallitos que le dan un toque diferente como ese hilo plateado y esas jaretitas que tiene en pecho, bajos y braguita, con lonas blancas y lazo gris queda perfecto, y combinar con el hermano me resulta muy fácil con polo gris y bermudas blancas:  

Y todo por el módico precio de 18 € con la rebaja de -40% (sin rebajas 29´99, que tampoco está nada mal), vamos tiradito de precio, las que nos movemos en este mundo de la moda infantil sabemos que muy poquitas cosas nos cuestan 18 €, ni en rebajas siquiera, y más cuando ves determinadas firmas que son sólo y exclusivamente para ir al parque y te están pidiendo 70-80-90 €.
Siempre digo lo mismo, que hay que moverse por todos sitios, muchas veces pensamos que ECI, por poner un ejemplo, es caro y no es cierto, hay de todo, ahí encontramos firmas como Dulces o Tizzas que te venden prendas muy resultonas a unos precios relativamente buenos si las comparamos a determinadas firmas. Gocco y Neck&Neck son un tanto de lo mismo, el otro día me comentaba precisamente eso una chica que me escribió, me decía que gracias a mí había salido de su "círculo restringido" y había descubierto en Tizzas, Neck, Gocco y Dulces, todas ellas unas marcas a muy buenos precios y con ropitas muy resultonas. Me encanta que me lo contéis.   
 Lo estrenamos el sábado, iba muy fresquita y muy bonita.
Y no os dejéis engañar por esa carita de no romper un plato que os digo que rompe la vajilla entera, que es una macarrilla, bastante macarrilla diría yo, va repartiendo ostias como panes, y no me hace gracia ni mijita, porque el día que se encuentre con la horma de su zapato veremos a ver.

Por cierto, el sábado comenzamos con la operación pañal, ya no puedo posponerla más porque llevo así desde semana santa, poniéndome fechas, desearme suerte, pero intuyo que me lo va a poner difícil, tengo como referente al hermano que en una mañana ya tenía el tema controlado y va a ser muy difícil superar esa marca, y como me conozco, voy a empezar con las comparaciones y me voy a terminar agobiando yo y a todo el que tengo a mi alrededor . Besos. Inma